Nota Necrológica. Enrique Gómez Olmedo. Profesor del colegio entre 1980 y 1989

En la madrugada del pasado día 28 de enero de 2017 falleció Enrique Gómez Olmedo en Santa Cruz de Tenerife sin haber cumplido los sesenta. Enrique fue profesor de nuestro colegio desde 1980 hasta 1989. Nació en Málaga, el 15 de agosto de 1957, y vivió toda su infancia en un domicilio vecino al propio colegio marista, donde ingresó como alumno a los seis años (aunque desde mucho antes había jugado en sus patios) y donde completó todos sus estudios de Primaria y Bachillerato. Con 22 años se licenció en Ciencias Exactas (Matemáticas) y retornó al colegio ya como profesor. Se dio la circunstancia de que sus primeros años de docente los dedicó a alumnos de Primer Curso de Enseñanza Primaria: a partir del 83 ya pasó a explicar su especialidad en BUP y COU.

Enrique fue una persona especialmente dotada para el cálculo y la abstracción. De la primera cualidad aún pueden dar testimonio algunos comerciantes del barrio de Las Lagunillas: un niño de apenas cuatro años les resolvía (como si de un juego se tratara) las alambicadas “cuentas”, donde se sumaban heterogéneamente reales, perras gordas, pesetas y hasta duros. De la segunda fuimos testigos todos los que compartimos su amistad: siempre fue un hombre lleno de ilusión, un espíritu sencillo que casi solo vivió en el lado idealista de las cosas, un ser espléndido hasta vaciar las manos. Si es verdad que su tendencia a la conceptualización (que lo llevó, por ejemplo, a apasionarse por el ajedrez: fácilmente se pasaba una noche en vela por resolver una jugada engorrosa) lo alejó en ocasiones de la realidad real, no es menos cierto que también hizo de él una persona refractaria al lado zafio de esta; Enrique no tenía doblez, raramente ambicionó y siempre cerró su boca a la maledicencia… Fue bueno en el más noble sentido de la palabra.

Descanse En Paz.

José Jiménez

Profesor ESO-BAC