Alumnos de 2º Bachillerato visitan UNITOUR

Elegir es renunciar. Y ese principio se fundamenta como la verdad madre en un curso como el que es segundo de bachillerato. Cuando tomas una decisión, estás aceptando el coste de oportunidad que te supondrá no elegir otras. Por eso, es trascendental aprender a elegir de un modo precavido y cauteloso, teniendo en cuenta siempre tanto las ventajas del plan como los inconvenientes.

Que el conocimiento es poder, lo tienen muy claro desde UNITOUR, salón de orientación que lleva ayudando a los alumnos preuniversitarios a diseñar su futuro profesional en torno a tres cuestiones esenciales: ¿Qué quiero ser? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué quiero estudiar?

UNITOUR albergaba hoy, en el salón del hotel NH –era el turno de los alumnos malagueños- mesas informativas en las que jóvenes, padres u orientadores teníamos acceso a una atención personalizada, un contacto directo con cada uno de los responsables de las universidades convocadas para resolver cualquier tipo de duda: acceso, plan de estudio, becas y ayudas económicas, prácticas…

Entre las universidades convocadas, había tanto públicas como privadas, fuera o dentro de nuestro distrito destacando la participación de la UMA, la Universidad Loyola, la Carlos III y la de Navarra, siendo estas solo una muestra de la gran variedad del lugar de encuentro.

Los alumnos de Maristas Málaga, hemos abierto nuevos horizontes y miradas hacia un mundo tan amplio e interesante como el universitario. Sea donde sea la Universidad en la que decidamos estudiar –no es este el objetivo primordial de UNITOUR-, hemos indagado en un espacio que antes –la amplia mayoría- conocíamos relativamente poco. Fue un verdadero acierto empezar a atisbar el nuevo universo del que formaremos parte el próximo año. Sin duda, imprescindible para generaciones y generaciones posteriores.

Dalia Zambrana Pujazón

Alumna de 2º Bachillerato