II Jornada del Educador Marista de la Provincia Mediterránea

 


Con mucha ilusión, el sábado pasado un grupo de profesores de todas las etapas del colegio, junto con el Hermano Julio y el Hermano Agapito, se dirigió al colegio Maristas San Fernando de Sevilla.

 

Tras el curso pasado en Córdoba (enfocadas en la inteligencia espiritual), las II Jornadas del educador marista se han centrado esta vez en TIC, innovación, metodologías activas y trascendencia.

 

Ha sido una experiencia vivida desde Jesús, María y Marcelino, llena de encuentros, compartir, aprendizaje y creatividad. Muévete en un sentido amplio y concreto.

En primer lugar, algunos sentimos curiosidad por conocer un colegio que no conocíamos. Da alegría nada más visualizar la fachada del colegio, llegar a la plaza Marcelino Champagnat. Y también, y mucha, al entrar, ver la mesa de La Valla, llena del trabajo, del juego, de letras, de números, de pan, de platos, de la Luz, de la naturaleza, de molinillos que dejan pasar el viento para cambiar el mundo a mejor.  Todo Vida: alumnos, profesores, familia marista.

Y hablando de familia, qué alegría ser recibidos por alumnos de bachillerato, que, con un carisma de servicio y disponibilidad, nos recuerdan el sentido de nuestra vocación.

Ya entrando en materia, pasamos al salón de actos, antigua capilla del colegio, en el que, como siempre hacemos, nos pusimos en presencia de la Buena Madre y del Señor, que nos recordó que su palabra es como la lluvia, tan necesaria en estos momentos.

A continuación, el Delegado de Educación Marista, Bartolomé Gil, y el Hermano Chano, de la comunidad de nuestro colegio, y representante del COEM (Consejo de Obras Educativas Maristas) inauguraron las jornadas, que fueron presentadas por el Equipo Provincial de Educación (Bartolomé Gil, Miguel Ángel Sanchiz y Carmen Pilar Cosano).

Y ya pasamos a las charlas y talleres. La primera, aún todos juntos, fue sobre educación por competencias, y  Javier Manuel Valle López, de la Universidad Autónoma de Madrid,  nos deleitó y nos enseñó sobre la situación actual y el futuro de la enseñanza en Europa (y, por ende, España). Profundizó sobre aspectos como la importancia del aprendizaje experiencial, útil y crítico: para resolver problemas, tomar decisiones, trabajar en equipo…; para que el alumno se desarrolle personal, social y profesionalmente.

Después de esta magnífica presentación del panorama educativo y qué podemos hacer para mejorarlo (y tras un aperitivo), subimos a las clases, cual alumnos un día cualquiera, y contentos y animados. Más de cincuenta trabajos fueron presentados a los Premios La Vallá, los premios Maristas a la innovación pedagógica, y cada uno pudo asistir a tres de los veinte proyectos presentados (expuestos en talleres) de Andalucía, Extremadura y Murcia.

Todas las asignaturas y todas las etapas estaban representadas: nosotros nos dividimos para conocer el mayor número de iniciativas y experiencias: trabajo cooperativo de aulas, Flipped classroom, atención a la diversidad, animación a la lectura, ciencia, religión, cultura…

Por último, volvimos todos juntos al punto de origen a disfrutar del segundo y primer premio La Vallá de este año, con los temas:  Jugando se aprende a convivir (sobre la diversidad y convivencia de alumnos con juegos tradicionales) y Maristas Space Balloon (un espectacular viaje al espacio).

En la próxima convocatoria seguro que nosotros llevamos proyectos interesantes de los muchos que hacemos.

Valió la pena el viaje por la formación, la convivencia, la energía y la ilusión que cogimos, la vivencia al fin y al cabo de nuestra vocación de aprender y enseñar, moviéndonos para y por nuestros alumnos y familias.

Gracias por todo a la magnífica organización y acogida, a los compañeros que han compartido lo que saben y lo que hacen, y a todos por tener esta grata jornada. Saludos.

Fernando Frías, profesor del colegio.

Amplía la noticia en twitter en #EducadorMarista

Y todas las imágenes de los participantes de Málaga en nuestro canal de facebook