Obras y otras mejoras en el colegio para el nuevo curso 2019-2020

  LAS OBRAS DEL PABELLÓN SE EXTENDERÁN DURANTE EL PRIMER TRIMESTRE. 

Durante todo el verano, aprovechando el tiempo de vacaciones, en nuestro colegio la actividad no ha parado. Podemos decir que ha sido un verano intenso, debido a la cantidad de obras y otras intervenciones para seguir conservando y mejorando nuestras instalaciones. 

La lista es larga, pero vamos a destacar algunas de las realizaciones: 

  • Un nuevo baño para alumnos en el patio de abajo, con entrada junto a la puerta de acceso al edificio de la comunidad (portal del bar). Se trata de un aseo más moderno, cómodo y completamente accesible, que cuenta, además, con una cabina adaptada para personas con diversidad funcional.   
  • El taller y el almacén para las labores de mantenimiento ha sido trasladado a donde antes se encontraba el aseo de los alumnos en el “patio verde”. 
  • Se han reparado las gradas del fondo del patio: se han retirado los viejos tocones y se han transformado los huecos en continuación de las gradas. Se ha actuado sobre las grietas que están produciendo las raíces de los árboles que están en los alcorques de dichas gradas. 
  • Se ha reparado y puesto al día todo el sistema de climatización de las aulas de Infantil. Se han reparado máquinas y se han sustituido algunas estropeadas que ya no tenían arreglo. 
  • Pintura en el patio de Infantil. En las próximas semanas y gracias a la colaboración de nuestra AMPA, tendremos novedades en este patio y nuestros niños y niñas podrán disfrutar de un nuevo espacio para jugar. 
  • Se han pintado los pasillos del segundo piso del edificio de Primaria.  

Mención aparte merecen las obras relacionadas con nuestro pabellón polideportivo. Desde hacía más de un año llevábamos trabajando con un equipo encabezado por el arquitecto que dirige las obras, para detectar el origen de las humedades que cada vez con mayor extensión e intensidad se venían extendiendo por el techo del pabellón, afectando no sólo a la cubierta y a las instalaciones interiores, sino al suelo de parquet. 

Una vez hechos los estudios, se determinó que el origen de las humedades es múltiple: son numerosos los focos de humedad que requieren una intervención global en toda la envolvente del pabellón para atajar las filtraciones, además de reparar las “goteras” producidas en el techo. 

Esta es una gran obra, una intervención de envergadura que se acometió justo al acabar el curso escolar. Durante este verano se ha trabajado a un buen ritmo para evitar que las obras se prolonguen durante el curso escolar más de lo estrictamente necesario, pero aún así, en la planificación planteada es imprescindible continuar con trabajos que se prolongarán durante el primer trimestre. En todo caso, las labores más complejas ya están realizadas y lo que pudiera afectar a espacios en los que se desarrollan normalmente actividades escolares o extraescolares, sólo durará hasta el mes de octubre.  

Este verano se ha reparado y eliminado las entradas de agua por el muro del fondo del colegio, el que linda directamente con el monte por la parte de Barcenillas y se alza sobre el “patio de arriba”. Esta labor ya está terminada, así como la reparación de las “goteras” del interior del pabellón y el saneamiento del techo del mismo. 

Ahora, en estos días, se está terminando con la reparación de los anclajes de las vallas que rodean las pistas deportivas del “patio de arriba” y los muros correspondientes. Aunque la zona de trabajo está vallada y se han previsto las medidas de seguridad necesaria, vamos a evitar el acceso a esa zona durante la realización de estos últimos trabajos, de manera que en la semana del 10 al 13 de septiembre tendremos el recreo de 1º y 2º de Primaria en la zona cubierta, mientras de 3º a 6º, usarán el “patio de abajo”, puesto que aún no se ha incorporado el alumnado de ESO y Bachillerato.  

Para la semana que viene y durante el mes de octubre, quedarán trabajos de impermeabilización del suelo del “patio de arriba”. Se hará por zonas, para que podamos acotar el espacio y establecer zonas para el juego y el deporte.  Mantendremos el recreo de los más pequeños de Primaria en la parte cubierta y los mayores de la etapa bajarán al “patio verde” para tener allí su recreo. Ni que decir tiene que la vigilancia y el seguimiento por parte del profesorado se verá redoblado y atenderá a las circunstancias especiales de estos días. 

Dentro del pabellón se está trabajando ahora en la impermeabilización de los muros, pero para la semana próxima ya dispondremos, seguramente, de una zona acotada y asegurada para la práctica deportiva. 

A partir de finales de octubre ya dispondremos completamente del “patio de arriba” y del pabellón y las tareas pendientes se prolongarán hasta final de año sin que afecten a espacios comprometidos con la vida escolar.  

Serán unas semanas en las que tendremos que apretarnos un poco en el espacio de juego, pero les aseguramos que merecerá la pena por la mejora en seguridad que como un plus nos han aportado las obras que se están realizando y por la conservación de una instalación tan necesaria como emblemática en nuestro colegio: el pabellón. La eliminación de humedades va a beneficiar también a otros espacios del colegio que se han visto implicados en estas actuaciones y que van a mejorar sustancialmente. 

Esperamos que comprendan los trastornos que puedan ocasionar estas obras y que entiendan que era imposible realizarlas en el plazo de los dos mese de verano. Tanto el AMPA como el Consejo Escolar, fueron informados de la realización de estas obras y conocen la necesidad y los beneficios que traerán a nuestro colegio. 

Les iremos informando acerca de cualquier novedad al respecto. 

Todas estas reparaciones e intervenciones suponen un coste muy elevado que por supuesto el colegio, por si solo, no puede afrontar. El Instituto de los Hermanos Maristas realiza un enorme esfuerzo para la conservación y mejora de las instalaciones. Por eso es tan necesario contar con la aportación voluntaria de las familias que quieran colaborar con la Institución titular en el sostenimiento de nuestro colegio. Obras como ésta lo ponen de relieve, porque al mismo tiempo no hemos dejado de hacer otras intervenciones que no son menores. No podemos pararnos y precisamos continuar actualizando y mejorando los espacios. Para ello precisamos el apoyo de las familias. 

 

Federico Fernández Basurte

Director