Origen y significado del escudo del colegio.

Francisco Texeira Moreno

Origen


En 1950, el Hermano Jaime Gregory, director del colegio, organizó un concurso entre los alumnos con el fin de elegir el que habría de ser el escudo.

De ascendientes británicos, el Hermano Jaime Gregori había visitado Gran Bretaña en varias ocasiones y se mostraba muy impresionado con el estilo de los colegios privados ingleses, no sólo en la calidad del servicio que prestaban, sino en sus formas externas. Es muy posible que quisiera “copiar” algunos rasgos de ese estilo y que, entre otras cosas, decidiera dotar a nuestro colegio de un escudo que le caracterizara.

Desgraciadamente, no se han conservado muchos datos sobre los proyectos presentados al concurso, más que el hecho de la celebración del mismo y la utilización del que sería, a partir de entonces, nuestro escudo.

La primera vez que se usó el escudo del colegio fue en la portada de la revista Victoria, con un diseño propio de esa época. A partir de entonces, nuestro escudo encabezó los documentos oficiales del colegio, presidía el patio del colegio y se puso, flanqueado por mástiles, en un balcón sobre la puerta principal del colegio.

 

Orla


El escudo está enmarcado por una orla en forma de metopa en la que encontramos una de las características más curiosas del nombre de nuestro colegio. Porque, si bien hoy todos sabemos que el nombre oficial del colegio es “Ntra. Sra. de la Victoria”, cualquier observador minucioso habrá comprobado que en la orla del escudo dice: “Colegio Santa María de la Victoria”.

Esta “doble” denominación no tiene justificación documentada más que el hecho de que en la década de los cincuenta se alternaron ambas denominaciones en los documentos oficiales del colegio.
Parece ser que, aunque el nombre inicial fue el de “Ntra. Sra. de la Victoria”, el Hermano Jaime Gregori, al trasladarse el colegio a su actual sede en calle Victoria, quiso que el colegio se llamara igual que la Patrona de la ciudad: Santa María de la Victoria, y así lo hizo poner en el escudo y en diversos elementos de la ornamentación colegial (véase la fotografía del cuadro de honor más abajo).

Años después, cuando se reglamentó por parte de las autoridades educativas las denominaciones de los centros escolares, resultó que en Málaga ya existía un colegio con el mismo nombre: Santa María de la Victoria (conocido popularmente como “Gamarra”) y hubo que darle nuevamente la denominación original.

Antorcha


En heráldica, una antorcha “en palo”, esto es, situada verticalmente en el centro del escudo y dividiéndolo en dos mitades, simboliza la lanza de los caballeros, la luz de la verdad.
En muchos escudos de armas, la antorcha era también signo de la sabiduría conquistada por el estudio y la asimilación de la ciencia.

Así mismo, por la influencia del movimiento olímpico, la antorcha evoca el espíritu olímpico de la antigüedad. El fuego encendido es llevado por los relevos de corredores hasta el estadio de la ciudad organizadora. La antorcha encendida constituye un aviso a todos los atletas del mundo de que los Juegos están a punto de empezar. También representa el aviso de que todo debe estar preparado para los miles de personas involucradas en la organización de los Juegos. La primera llama olímpica se encendió en los juegos realizados en Ámsterdam en 1928, trasladada por corredores de relevo.

Estas tres interpretaciones del simbolismo de la antorcha pueden explicar muy bien su presencia en nuestro escudo:

      1. La antorcha es la luz que nos guía, la verdad. Es un recordatorio de nuestra condición de creyentes, seguidores del que es la Luz y la Verdad: Jesucristo.
      2. Es también símbolo del estudio y el conocimiento al que hemos de aspirar.
      3. Y es, por último, un aviso, una señal que nos indica que, como los deportistas, hemos de esforzarnos por sacar lo mejor de nosotros mismos.

Leyenda


La leyenda de nuestro escudo tiene, posiblemente, un origen muy curioso.

El texto latino “Castello Fortior Concordia” quiere decir que la concordia (entendida como paz o armonía) es más fuerte que un castillo.

Aunque algunos han creído que el “castello” (castillo) de la leyenda era el Gibralfaro, especie de guardián de la ciudad y del colegio, el motivo de la inclusión de este lema en nuestro escudo puede ser bien diferente: el Hermano Jaime Gregori era hijo de una familia británica natural de Northampton, ciudad de la región de las Midlands, en cuyo escudo de armas, fechado en 1617, se ven dos leones rampantes flanqueando un castillo (el construido en aquella ciudad por los normandos en 1100) y la leyenda “Castello Fortior Concordia”.

Crismón


El Crismón es un anagrama formado por dos letras griegas, la ji (χ) y la ro (ρ) mayúsculas entrecruzadas o superpuestas (XP), que son las iniciales correspondientes al nombre de Cristo en griego (CRISTOS).

El Crismón aparece en el mundo paleocristiano en catacumbas o sepulcros y era utilizado por los primeros cristianos para evitar ser descubiertos por los poderes que perseguían la nueva fe cristiana, de tal manera que sólo los seguidores supieran a quién se refería el anagrama.

Ave María


La  presencia de este símbolo en nuestro escudo representa la devoción mariana del Instituto de los Hermanos Maristas y, en concreto, la de nuestro colegio.

Desde la Edad Media, el anagrama de María estaba formado por una A y una M entrelazadas. Estas letras son las iniciales de las palabras con que el ángel saludó a la Virgen: Ave María. Es frecuente encontrar este anagrama presidiendo altares, escudos o edificios.

Su utilización en nuestro colegio ha adoptado a lo largo de la historia formas bastante curiosas, como por ejemplo la disposición con que se colocaban las fotos de los alumnos en el Cuadro de Honor.

Tanto Monta


Las letras TM recuerdan uno de los momentos más destacados de nuestra historia: la conquista de Málaga por los Reyes Católicos, en 1486.

La leyenda utilizada por los monarcas, Tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando, fue utilizada con frecuencia, junto con otros símbolos como el yugo y las flechas (presentes en el escudo de la ciudad), para recordar la importancia que tuvieron los Reyes Católicos en la historia de Málaga.

Gibralfaro y el mar


En la parte inferior del escudo, bajo la leyenda, se reproduce una imagen que cualquier malagueño identifica con facilidad: el castillo de Gibralfaro, sobre el monte de igual nombre, dominando la ciudad y la bahía.

Este elemento fue posiblemente incorporado en el escudo para identificar la ciudad en la que se encuentra el colegio: Málaga. El propio escudo de la ciudad presenta, junto a otros elementos, esta perspectiva del castillo desde la bahía.